El pasado 7 de febrero tuvo lugar en el Polideportivo Fontanar la decimotercera edición del Campeonato de Castilla-La Mancha de Grupos Show y Cuartetos, en la que el cuarteto “La Verdad Os Hará Libres” se alzó con el título de Campeones de Castilla-La Mancha, en lo que supone el quinto oro para Guadalajara en el quinto año de existencia de la submodalidad.

En la modalidad de Grupos-Show Pequeños, el nuevo grupo de show del Club Patinaje Guadalajara, se estrenó con “¡Vuelve!”, una coreografía densa e impactante que se quedó a las puertas del doblete de oros, y que pese a algunos fallos y caídas en la ejecución, mereció una medalla de plata muy cercana en puntuación al primer puesto.

Las Patinadoras del Grupo-Show
El equipo de Show en la entrega de Trofeos.

 

De esta manera, “La Verdad Os Hará Libres” y “¡Vuelve!” representarán a Castilla-La Mancha en el V Campeonato de España de Grupos-Show Juvenil y Cuartetos y Trofeo Ciudad de Vigo en la citada capital pontevedresa.

El Campeonato terminó con la habitual entrega de trofeos a cargo del Presidente de la Federación Castellano-Manchega de Patinaje, Antonio Muñoz y la Alcaldesa del Excmo. Ayto. de Fontanar, Marisa Nuero.

Sobre “La Verdad Os Hará Libres”

El flamante cuarteto campeón de Castilla-La Mancha es una coreografía que pretende hacer una reflexión sobre los dobleces de la verdad y como en ocasiones los mensajes que nos llegan desde distintos ámbitos y damos por válidos pueden “cegarnos”. En ocasiones, cuestionar la realidad que nos rodean, contrastar el mensaje que se recibe como una verdad absoluta nos permite ver más allá, tener una visión más completa de lo que hay detrás, ser libres.

Sobre “¡Vuelve!”

El propio título de la coreografía del nuevo grupo de show de Guadalajara es un doble sentido, ya que auna el regreso del Club a la modalidad y la representación de la idea de volver en un concepto más amplio: de volver a la ilusión, de volver a un amor, a una amistad, a un trabajo… a algo con lo que se quiso romper en un momento determinado y más tarde decides dar una segunda oportunidad.

Para hacer el concepto menos abstracto, la coreografía se simboliza sobre una relación personal, una ruptura, que pasa, a través de una simbología cromática en el vestuario de las patinadoras, por distintas fases antes de marcar la reconciliación con los demás y con uno mismo porque, como reza la descripción del programa, es inevitable volver a donde se ha sido feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.